miércoles, 20 de abril de 2011

Más allá del bien y del mal (Friedrich Nietzsche, 1889)



 Nietzsche es un gurú, un guía; porque lleva la verdad en su interior fusionada completamente con su ser, con su “yo”, de tal manera que son uno mismo. Sólo así se puede explicar su preclaridad de ideas y opiniones. Un cerebro sin filtros, ni para la entrada ni para la salida de información. Unas frases de este (otro) genial libro:
*  La vida misma es la voluntad de dominar.
*  La física no es más que una interpretación del mundo a la medida de nuestros deseos.
*  Lo que se llama libre albedrío no es más que el sentimiento de superioridad respecto de quien debe obedecer.
*  En la vida real no existen más que voluntades fuertes y voluntades débiles.
*  Ante los atrevidos y exploradores y aventureros se han abierto las puertas de un nuevo mundo de conocimientos más profundos.
*  Todo hombre superior tiende instintivamente a buscar un nido donde estar al abrigo del vulgo, donde poder olvidar la regla hombre para sentirse a si mismo como una excepción.
*  Lo que sirve de alimento y fortaleza para los hombres superiores, debe ser casi un veneno para los hombres inferiores.
*  Toda mente profunda necesita de una máscara.
*  No toméis afección jamás a una persona, toda persona es una prisión, un vínculo. No cobréis afección tampoco a la patria.
*  La fe cristiana es el sacrificio de toda libertad, de todo orgullo.
*  Entre los hombres como en cualquier otra especie animal hay un exceso de enfermos, de degenerados, de débiles, de dolientes; los sanos constituyen una excepción.
*  Las religiones tienden a conservar estos casos abortivos y a desterrar a los fuertes, hacer sospechosa la felicidad. Su objetivo es convertir al hombre en un aborto sublime.
*  Los hombres superiores no se hacen por la fuerza de sus sentimientos, sino por la duración de los mismos.
*  Las aventuras terribles acontecen a los que tienen algo de terrible.
*  No se odia a quien se desprecia; se odia a quien se estima igual o superior.
*  En toda espiritualidad independiente, en toda voluntad autónoma, en toda inteligencia elevada, se presiente un peligro, por ello ofende y engendra desconfianza.
*  El hombre necesario del porvenir ha debido hallarse siempre en contradicción con su época.
*  Las virtudes del filósofo son la administración de una justicia grande; el arte de mandar; la amplitud de voluntad; el ojo reposado, que rara vez se admira, que rara vez se humilla, que rara vez ama...
*  Puede considerarse como un monstruoso atavismo que aún hoy el hombre vulgar está esperando las opiniones de los demás acerca de sí mismo para someterse a ellas.
*  Hay un instinto de rango que ya de por sí es elevado.
*  La vulgaridad de muchas naturalezas se manifiesta como agua corrompida cuando una gran reliquia pasa cerca.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...