jueves, 3 de mayo de 2012

Nexus. Henry Miller (1960)



Último componente de la trilogía "La crucifixión rosada" del genial autor newyorkino. En este libro, Henry Miller, se centra sobre todo en la relación de su protagonista con Mona, su segunda esposa, y en las circunstancias y reflexiones que le conducen a comprender que sus raíces culturales están en Europa, y por tanto, sólo allí le será posible convertirse en el escritor que pretende ser. Como siempre, leer a Miller es una experiencia emocionante y enriquecedora; cómo abre su alma, cómo deja salir al exterior todo el cieno que lleva dentro, y como en el medio de esa marabunta destructiva, emerge cual ángel alado, la poesía pura y cristalina de la realidad que sólo su sensibilidad es capaz de captar y expresar. Genial escritor, y genial libro. Mi selección de frases:

* Imagínate a un hombre desperdiciando su vida defendiendo o condenando a otros. La justicia es un asunto de dementes.
* Mira, no existe en el mundo cosa por la que valga la pena luchar, salvo la paz espiritual. Cuanto más triunfas en este mundo, más te derrotas. Jesús tenía razón. Hay que vencer al mundo.
* El significado de la libertad es adquirir una nueva conciencia, una nueva visión de las cosas.
* Muere para el mundo y encontrarás la vida eterna.
* Nada muere en verdad. La muerte es siempre fingida. La muerte es el simple cierre de una puerta.
* Nos movemos con los ojos cerrados y los oídos tapados: derribamos muros en los que hay puertas que esperan ser abiertas al tacto; buscamos a tientas escaleras, olvidando que tenemos alas; rezamos como si dios estuviera sordo y ciego, como si estuviese en un espacio. No es de extrañar que no reconozcamos a los ángeles que andan entre nosotros.
* No era difícil entender porqué un Cristo o un Buda podía, mediante una simple palabra, una mirada o un gesto, afectar profundamente a la naturaleza y el destino de las almas atormentadas que se movían dentro de sus círculos. También podía entender porqué algunas permanecían sordas.
* Sólo en las tranquilas profundidades nos es dado ver y oír, movernos y ser.
* Lo que tú no sabías, madre, era que la causa no era la pereza, era la angustia.
* Una persona como usted no puede fracasar.
* Iba a escribir un libro para ella –para ella- y, al leerlo ella entendería, se le abrirían los ojos, me ayudaría a enterrar el pasado, iniciaría una nueva vida, una vida en común…
* A veces, al despedirme de ella, me pregunto como es que nunca he congeniado con esta clase de chica, la apacible, en lugar de con las difíciles.
* Pasarle las manos por el culo era suficiente para hacerme olvidar todos mis problemas y también a Nietzsche, a Stirner y Bakunin.
* Cualesquiera que fuesen las cualidades de carne y sangre de aquella chica, no dejaban de ser carne y sangre. No había más de lo que se podía ver y tocar, oír y oler.
* Había atravesado el valle de la sombra de la muerte; ya no me avergonzaba de ser humano, demasiado humano.
* Una mujer que está agradecida de verdad por las atenciones que recibe, casi siempre ofrece su cuerpo.
* Tú estás hecho para otro mundo Val, no para América.
* Escribir para el público no me interesa lo más mínimo. Lo que me gustaría es escribir para locos… o para los ángeles.
* Tienes una fuerte constitución espiritual, pero hay también en ti una naturaleza animal más fuerte que en la mayoría de los hombres. Quieres vivir a toda consta.
* Una vez que despeguemos, quiero quedarme fuera para siempre. Quiero olvidarme de que nací aquí. Quiero seguir en movimiento, quiero ir hasta el final de todos los caminos.
* Ya sé que soy un soñador, pero un soñador activo. No es lo mismo.
* Podía ir hasta Marte y volver en un abrir y cerrar de ojos sin pinchazos.
* En un día celestial por venir, otros, conectados con la música de las palabras que yo he escrito, responderán al mensaje y asaltarán el propio cielo para difundir el delirio desenfrenado.
* Yo irritaba a mis amigos cuando ensalzaba las virtudes de otros pueblos.
* Ese era el castigo por vivir solo, trabajar solo, nunca encontrar a un espíritu afín, nunca acercarme al margen de aquel círculo interior y secreto donde podría sacar a la luz todas aquellas dudas y conflictos que me destrozaron, compartirlo, discutirlos, analizarlos y , si no resolverlos, al menos divulgarlos.
* Sólo la naturaleza podía sobrecoger a cada instante y estábamos desfigurándola a cada momento.
* Los americanos, robots que avanzan con la biblia en una mano y un fusil en la otra, que corren hasta el mar.
* Según mi forma de pensar, hay que creer en lo que se está haciendo; si no, todo es una farsa.
* Has entregado el alma, ya nada te interesa, excepto una partida de poker.
* Mira, no existe en el mundo cosa por la que valga la pena luchar, salvo la paz espiritual. Cuanto más triunfas en este mundo, más te derrotas. Jesús tenía razón. Hay que vencer al mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...