jueves, 18 de diciembre de 2014

El gran Gatsby (Francis Scott Fitzgerald, 1925)




En 1925, en medio de una prosperidad económica sin precedentes en los EEUU, F. Scott Fitzgerald publica esta maravilla de novela. Tengo que decir que no soy objetivo, pues es una de mis favoritas. La melancolía y honestidad que está por debajo de toda esa arrogancia, felicidad y poderío que aparenta Gatsby, dota a la historia de una realidad que conmueve, que penetra en tu interior y permanece. Nick le grita a Gatsby "tú vales más que todos ellos", cuando vislumbra la verdadera realidad del mundo en el que viven -en el que vivimos-, cuando se da cuenta de que es muy difícil caminar, con la pesada carga de un corazón, sobre el fango de la enorme y gran pocilga del mundo. Unas frases...
 
· Cada vez que te sientas inclinado a criticar a alguien, ten presente que no todo el mundo ha tenido tus mismas oportunidades.
· Sin embargo, sabía que Tom iría siempre flotando, buscando, con triste anhelo, la dramática turbulencia irrecuperable de un partido de fútbol.
· En el encantador crepúsculo metropolitano, sentía a veces una obsesionante soledad, y la sentía también en otros pobres empleadillos que pasaban el rato frente a los escaparate, esperando la hora de una solitaria cena en un restaurante; empleadillos ociosos en el crepúsculo, que desperdiciaban los más conmovedores instantes de la noche y de la vida.
· Todos creemos que, como mínimo, poseemos una virtud capital; la mía ésta: soy una de las pocas personas honradas que he conocido.
· No existe fuego ni lozanía capaz de desafiar a lo que un hombre es capaz de almacenar en su fantasmal corazón.
· Su imaginación jamás les aceptó como padres. La verdad es que Jay Gatsby, de West Egg, Long Island, nació de su platónica concepción de sí mismo.
· Estaba atemorizada por West Egg, este lugar sin precedentes que Broadway engendrara en un pueblecito de pescadores de Long Island; atemorizada por el crudo vigor que se agitaba bajo los viejos eufemismos, y por el absurdo destino que llevaba en manada a sus habitantes, de la nada a la nada, por un corto atajo. En la misma sencillez que no lograba entender, vio algo horrible.
· Permaneció callado un momento; crujieron, bajo sus pies, los guijarros de la alameda.
· Yo no le pediría demasiado –me atreví a insinuarle-. El pasado no puede volver.
· Habló largo rato sobre el pasado, y comprendí que quería recuperar algo, quizás una idea de sí mismo que se transfirió a su amor por Daisy. Desde entonces su vida fue confusa y desordenada, pero si una vez, sólo una vez, lograra regresar a determinado punto de partida y repetirlo todo lentamente, sabría qué era lo que buscaba…
· “Por un instante –siguió- una frase intentó adquirir forma; mis labios se entreabrieron esforzándose como los de un mudo, como si en ellos hubiera más violencia que la de una ráfaga huracanada. Pero no exhalaron el menor sonido y lo que estuve a punto de decir se perdió para siempre”.
· Había descubierto que Myrtle tenía otra vida, lejos de él, en otro mundo, y la conmoción le había enfermado físicamente.
· Treinta años… Promesa de una década de soledad, una lista más reducida de amigos solteros, una cartera cada vez más delgada, indicios de calvicie… Pero Jordan estaba a mi lado.
· Probablemente se había propuesto tomar lo que pudiera y largarse, pero se encontró con que se había entregado a algo sublime. Sabía que Daisy era extraordinaria, pero no se había dado cuenta de lo muy extraordinaria que puede ser una muchacha decente.
· ¡Son una asquerosa gentuza! –le grité a través del parque-. ¡Tú vales más que todos ellos juntos!
· Ese es mi Oeste; no el trigo, las praderas o las perdidas ciudades secas, sino los emocionantes trenes de regreso de mi juventud…
· Gatsby creía en la luz verde, el orgiástico futuro que, año tras año, aparece ante nosotros… Nos esquiva, pero no importa; mañana correremos más de prisa, abriremos los brazos, y… un buen día…
· Y así seguimos adelante, botes que reman contra corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Otra idea de Galicia (Miguel Anxo Murado, 2008)



Entretenido, didáctico y emotivo. Para todo aquel -gallego o no- que quiera acercarse a la historia gallega y así, quizá, entender un poco más a Galicia y los gallegos, este libro es una maravillosa invitación a ello. Si no conocemos la historia, estamos condenados a repetirla, decía aquella frase; pues esta es una buena y amena oportunidad para hacerlo. Unas frases que he escogido:


*Benigno Álvarez, que además de veterinario era comunista, hacía que muchos campesinos de su zona (Ourense) simpatizasen con el leninismo, y que en una pequeña villa de O Carballiño se llegase a publicar un periódico llamado El Soviet.
* Galicia es el primer punto del continente europeo que tocan los frentes polares, lo que explica su famosa pluviosidad. Tan sólo en las Islas Feroe y en Escocia son más abundantes las nubes, y en Santiago de Compostela llueve 177 días al año.
* Hasta dieciséis sagas escandinavas mencionan a Galicia, generalmente referida como Jakobsland
* La geografía normanda distingue entre “Spanland, Galizuland y Skarland”.
* Ordoño I se titula “rey`de Galicia”.
*El Papa se dirige a Alfonso III como “Adefonsus Regi Gallaeciarum”.
*Ni por todo el oro de Galcia haría yo eso, dice un vikingo en una saga islandesa.
*Permita dios, castellanos/ castellanos que aborrezco,/ que antes mueran los gallegos/ que ir a pediros sustento./ Pues tan mal corazón tenéis,/ secos hijos del desierto, / que si amargo pan ellos ganan/ se lo dais envuelto en veneno. Rosalía de Castro
* La incidencia de la depresión es considerablemente mayor que en otras comunidades autónomas y que en la mayor parte de Europa. El índice de suicidios es desusadamente alto.
*Pobre Galicia, no debes/ llamarte nunca española/ que España de ti se olvida/ cuando eres, ay, tan hermosa./ Cual si en infamia hubieses nacido. Rosalía de Castro.
*El cementerio Bonarense de La Chacarita es el lugar del mundo donde descansan más gallegos difuntos.
* Cuando George Borrow (“Don Jorgito el de las biblias”) viajó por España en el siglo XIX se encontró en Fisterra con un marinero gallego que había estado en la batalla de Trafalgar. Aquel hombre había luchado del lado inglés, y además había presenciado la muerte del almirante Nelson.
*Al desplegar el mapa de Galicia cientos de miradas gallegas lo observaron. En muchas hubo lágrimas… Dedos mortecinos de viejos que iban a ser enterrados en La Chacarita buscaban "O Salnés", o "Lemos", para encontrar un nombre, seguir un camino de jóvenes y primavera. Manos de madre guiaban las de sus hijos, mostrándoles en el mapa lugares amados…
*Un destino destacado de la emigración fue el estado de Nueva Jersey, cuya capital, Newark, fue galleguizada como “Nuarca”.
*La lengua de los suevos, cuyo origen era céltico, dejó en Galicia varios topónimos como Serantes, Bergantiños, Encrobas, Panela, Penedo, Pinín (de pinn o penn, “piedra”)
*El escritor Carlos Casares recordaba cómo, siendo alumno del seminario de Ourense, bastaba con celebrar un gol en gallego para que le castigasen a escribir cien veces “no hablaré gallego”
*Hermesinda Dapida Feijóo, una votante de las elecciones autonómicas de 2005 que ejerció su derecho democrático no obstante haber muerto el año anterior. Y lo más curioso es que votó en blanco…


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...